jueves, 26 de abril de 2012

"Por siempre jamás"


 Ever After


Año: 1998

País: EE.UU

Director: Andy Tennant

Música: George Fenton


Productora: 20th Century Fox




Sinopsis: Edad Media. La pequeña Danielle, huérfana de madre, ha encontrado en los libros y en el amor de su padre el refugio ideal, pero la trágica muerte de éste la deja, aún niña, en manos de una madrastra obsesionada por casar a su hija con el alocado Príncipe Henry. (FILMAFFINITY)

Opinión personal: últimamente tengo abandonadísima la sección dedicada a peliculas y series del recuerdo, así que he decidido retomarlas en el día de hoy con una pelicula muy especial para mí y mañana con una de mis series de la infancia. 

Como habeis visto, la pelicula de la que os hablo en esta ocasión es "Por siempre jamás". Estais ante la versión más realista de un maravilloso cuento de hadas: "La cenicienta". Todo empieza en el siglo XVI, donde  Danielle (Drew Barrymore), la protagonista vive bajo la tiranía de su madrastra (Angelica Huston) y una de sus dos hermanastras, quienes la han convertido en una sirvienta más de la casa y le han quitado todos sus privilegios, tras la muerte inesperada de su padre cuando tenía 8 años.

A diferencia de las historias que conocemos, esta Cenicienta es una mujer que posee el coraje, la verraquera, la belleza, la fuerza y la cultura que no le dieron una buena educación, sino los libros que desde muy joven leía con su padre, costumbre que ha seguido manteniendo a pesar de lo que le ha tocado vivir. Es una persona llena de optimismo y segura de que las cosas van a cambiar y ella y sus amigos (empleados de la casa) podrán salir del yugo al que son sometidos, tan solo con un poco de paciencia y fe.

Danielle no está buscando un príncipe para que la salve, simplemente está tratando de vivir su vida como le toco vivirla, pero viaja en su mente y en su corazón a lugares a los que nadie puede acceder, le gusta pasar su tiempo libre leyendo, es soñadora, pero con los pies bien puestos en la tierra. Sin embargo un día por accidente conoce al príncipe Enrique (Dougray Scott) y su vida cambia drásticamente, aunque él es un hombre diferente, sin intenciones, ni ganas de ser Rey, con pensamientos, deseos y anhelos aún sin definir, pero cuando conoce a Danielle, ve en ella a una mujer llena de vida, de pasión y entrega por aquello en lo que cree, él nota que es muy diferente a las cortesanas de su reino, lo que lleva a que se interese por ella y que en poco tiempo se enamoren.

La historia es más sencilla que el cuento original.  Danielle no habla ni canta con los animales y su hada madrina es nada más y nada menos que Leonardo Da Vinci. Quizás ese el encanto de esta pelicula,  que es una historia más realista inspirada en un cuento de hadas y que hizo que en su momento me enamorase por completo de ella porque me sentía muy identificada con la personalidad de Danielle. Podeis escuchar algunos tracks de su preciosa banda sonora aqui en mi blog.

 "Ever after" es una comedia romántica que nos transporta a la época del Renacimiento y nos hace vivir el cuento de Cenicienta desde otra perspectiva. En EE.UU tuvo muchísimo éxito en su estreno, en Europa no fue asi, una pena. Si no la habeis visto y os apasionan los cuentos de hadas, las historias de época y el romance no dudeis en verla. Merece realmente la pena.




miércoles, 25 de abril de 2012

"Cuentos de Andersen: Las zapatillas rojas"

Como dije hace unas semanas, voy a publicar algunos de los cuentos más conocidos de Andersen y posiblemente de otros autores. Si os gustan los cuentos clásicos, ya sabreis que en muchas ocasiones eran muy duros, oscuros y tenebrosos para que los niños aprendieran de forma temprana lo dura que puede llegar a ser la vida. "Las zapatillas rojas" es de esa clase de cuentos que nos habla de los peligros de ser vanidosos y presuntuosos.


" Hubo una vez una niñita que era muy pequeña y delicada, pero que a pesar de todo tenía que andar siempre descalza, al menos en verano, por su extraña pobreza. Para el invierno sólo tenía un par de zuecos que le dejaban los tobillos terriblemente lastimados.
En el centro de la aldea vivía una anciana zapatera que hizo un par de zapatitos con unos retazos de tela roja. Los zapatos resultaron un tanto desmañados, pero hechos con la mejor intención para Karen, que así se llamaba la niña.
La mujer le regaló el par de zapatos, que Karen estrenó el día en que enterraron a su madre. Ciertamente los zapatos no eran de luto, pero ella no tenía otros, de modo que Karen marchó detrás del pobre ataúd de pino así, con los zapatos rojos, y sin medias.
Precisamente acertó a pasar por el camino del cortejo un grande y viejo coche, en cuyo interior iba sentada una anciana señora. Al ver a la niñita, la señora sintió mucha pena por ella, y dijo al sacerdote:
—Deme usted a esa niña para que me la lleve y la cuide con todo cariño.
Karen pensó que todo era por los zapatos rojos, pero a la señora le parecieron horribles, y los hizo quemar. La niña fue vestida pulcramente, y tuvo que aprender a leer y coser. La gente decía que era linda, pero el espejo añadía más: “Tú eres más que linda. ¡Eres encantadora!”
Por ese tiempo la Reina estaba haciendo un viaje por el país, llevando consigo a su hijita la Princesa. La gente, y Karen entre ella, se congregó ante el palacio donde ambas se alojaban, para tratar de verlas. La princesita salió a un balcón, sin séquito que la acompañara ni corona de oro, pero ataviada enteramente de blanco y con un par de hermosos zapatos de marroquí rojo. Un par de zapatos que eran realmente la cosa más distinta de aquellos que la pobre zapatera había confeccionado para Karen. Nada en el mundo podía compararse con aquellos zapatitos rojos.
Llegó el tiempo en que Karen tuvo edad para recibir el sacramento de la confirmación. Le hicieron un vestido nuevo y necesitaba un nuevo par de zapatos. El zapatero de lujo que había en la ciudad fue encargado de tomarle la medida de sus piececitos. El establecimiento estaba lleno de cajas de vidrio que contenían los más preciosos y relucientes zapatos, pero la anciana señora no tenía muy bien la vista, de modo que no halló nada de interés en ellos. Entre las demás mercaderías había también un par de zapatos rojos como los que usaba la Princesa. ¡Qué bonitos eran! El zapatero les dijo que habían sido hechos para la hija de un conde, pero que le resultaban ajustados.
—¡Cómo brillan! —comentó la señora—. Supongo que serán de charol.
—Sí que brillan y mucho —aprobó Karen, que estaba probándoselos. Le venían a la medida, y los compraron, pero la anciana no tenía la mejor idea de que eran rojos, o de lo contrario nunca habría permitido a Karen usarlos el día de su confirmación.
Todo el mundo le miraba los pies a la niña, y en el momento de entrar en la iglesia aún le parecía a ella que hasta los viejos cuadros que adornaban la sacristía, retratos de los párrocos muertos y desaparecidos, con largos ropajes negros, tenían los ojos fijos en los rojos zapatos de Karen. Ésta no pensaba en otra cosa cuando el sacerdote extendió las manos sobre ella, ni cuando le habló del santo bautismo, la alianza con Dios, y dijo que desde ahora Karen sería ya una cristiana enteramente responsable. Respondieron las solemnes notas del órgano, los niños cantaron con sus voces más dulces, y también cantó el viejo preceptor, pero Karen sólo pensaba en sus zapatos rojos.
Al llegar la tarde ya la señora había oído decir en todas partes que los zapatos eran rojos, lo cual le pareció inconveniente y poco decoroso para la ocasión. Resolvió que en adelante cada vez que Karen fuera a la iglesia llevaría zapatos negros, aunque fueran viejos. Pero el domingo siguiente, fecha en que debía recibir su primera comunión, la niña contempló sus zapatos rojos y luego los negros… Miró otra vez los rojos, y por último se los puso.
Era un hermoso día de sol. Karen y la anciana señora tenían que pasar a través de un campo de trigo, por ser un sendero bastante polvoriento. Junto a la puerta de la iglesia había un soldado viejo con una muleta; tenía una extraña y larga barba de singular entonación rojiza, y se inclinó casi hasta el suelo al preguntar a la dama si le permitía sacudir el polvo de sus zapatos. La niña extendió también su piececito.
—¡Vaya! ¡Qué hermosos zapatos de baile! —exclamó el soldado—. Procura que no se te suelten cuando dances. —Y al decir esto tocó las suelas de los zapatos con la mano.
La anciana dio al soldado una moneda de cobre y entró en la iglesia acompañada por Karen. Toda la gente, y también las imágenes, miraban los zapatos rojos de la niña. Cuando Karen se arrodilló ante el altar en el momento más solemne, sólo pensaba en sus zapatos rojos, que parecían estar flotando ante su vista. Olvidó unirse al himno de acción de gracias, olvidó el rezo del Padrenuestro.
Finalmente la concurrencia salió del templo y la anciana se dirigió a su coche. Karen levantó el pie para subir también al carruaje, y en ese momento el soldado, que estaba de pie tras ella, dijo:
—¡Lindos zapatos de baile!
Sin poder impedirlo, Karen dio unos saltos de danza, y una vez empezado el movimiento siguió bailando involuntariamente, llevada por sus pies. Era como si los zapatos tuvieran algún poder por sí solos. Siguió bailando alrededor de la iglesia, sin lograr contenerse. El cochero tuvo que correr tras ella, sujetarla y llevarla al coche, pero los pies continuaban danzando, tanto que golpearon horriblemente a la pobre señora. Por último, Karen se quitó los zapatos, lo cual permitió un poco de alivio a sus miembros.
Al llegar a la casa, la señora guardó los zapatos en un armario, pero no sin que Karen pudiera privarse de ir a contemplarlos.
Por aquellos días la anciana cayó enferma de gravedad. Era necesario atenderla y cuidarla mucho, y no había nadie más próxima que Karen para hacerlo. Pero en la ciudad se daba un gran baile, y la muchacha estaba también invitada. Miró a su protectora, y se dijo que después de todo la pobre no podría vivir. Miró luego sus zapatos rojos y resolvió que no habría ningún mal en asistir a la fiesta. Se calzó, pues, los zapatos, se fue al baile y empezó a danzar. Pero cuando quiso bailar hacia el fondo de la sala, los zapatos la llevaron hacia la puerta, y luego escaleras abajo, y por las calles, y más allá de los muros de la ciudad. Siguió bailando y alejándose cada vez más sin poder contenerse, hasta llegar al bosque. Al alzar la cabeza distinguió algo que se destacaba en la oscuridad, entre los árboles, y le pareció que era la luna; pero no; era un rostro, el del viejo soldado de la barba roja. El soldado meneó la cabeza en señal de aprobación y dijo:
—¡Qué lindos zapatos de baile!
Aquello infundió a la niña un miedo terrible; quiso quitarse los zapatos y tirarlos lejos, pero era imposible: los tenía como adheridos a los pies. Cuanto más danzaba más tenía que bailar, por campos y praderas, bajo la lluvia y bajo el sol, de día y de noche, pero por la noche aquello era terrible.
Entró bailando por las puertas del cementerio, pero los muertos no la acompañaron en su danza: tenían otra cosa mejor que hacer. Trató de sentarse sobre la tumba de un mendigo, sobre la cual crecía el amargo ajenjo, pero no había descanso posible para ella. Y cuando se acercó, bailando, al portal de la iglesia, vio a un ángel de pie junto a la puerta, con larga túnica blanca y alas que llegaban de los hombros al suelo. El rostro del ángel mostrábase grave y sombrío, y su mano sostenía una espada.
—Tendrás que bailar —le dijo—. Tendrás que bailar con tus zapatos rojos hasta que estés pálida y fría, y la piel se te arrugue, y te conviertas en un esqueleto. Bailarás de puerta en puerta, y allí donde encuentres niños orgullosos y vanidosos llamarás para que te vean y tiemblen. Sí, tendrás que bailar…
—¡Piedad! —gritó Karen, pero no alcanzó a oír la respuesta del ángel, porque los zapatos la habían llevado ya hacia los campos, por los caminos y senderos. Y sin cesar seguía bailando.
Cierta mañana pasó danzando ante una puerta que ella conocía muy bien. Del interior procedía un rumor de plegarias, y salió un cortejo portador de un ataúd cubierto de flores. Y Karen supo así que la anciana señora había muerto, y se sintió desamparada por todo el mundo, maldita hasta por los santos ángeles de Dios.
Siguió, siguió danzando. Tenía que bailar, aun en las noches más oscuras. Los zapatos la llevaban por sobre zarzas y rastrojos hasta dejarle los pies desgarrados, sangrantes. Más allá de los matorrales llegó a una casita solitaria, donde ella sabía que vivía el verdugo. Golpeó con los dedos en el cristal de la ventana y llamó:
—¡Ven! ¡Ven! ¡Yo no puedo entrar, estoy bailando!
—¿Acaso no sabes quién soy yo? —respondió el verdugo—. Yo soy el que le corta la cabeza a la gente mala. ¡Y mira! ¡Mi hacha está temblando!
—¡No me cortes la cabeza —rogó Karen—, pues entonces nunca podría arrepentirme de mis pecados!
Pero, por favor, ¡córtame los pies, con los zapatos rojos!
Le explicó todo lo ocurrido, y el verdugo le cortó los pies con los zapatos, pero éstos siguieron bailando con los piececitos dentro, y se alejaron hasta perderse en las profundidades del bosque.
Luego el verdugo le hizo un par de pies de madera y dos muletas, y le enseñó un himno que solían entonar los criminales arrepentidos. Ella le besó la mano que había manejado el hacha, y se alejó por entre los matorrales.
“Ya he padecido bastante con estos zapatos —se dijo—. Ahora iré a la iglesia, par que todos puedan verme”.
Y se dirigió tan rápidamente como pudo a la puerta del templo. Al llegar allí vio a los zapatos que bailaban ante ella, y aquello le dio tanto terror que se volvió a su casa.
Toda la semana estuvo muy triste, derramando lágrimas amargas, pero al llegar el domingo se dijo:
“Ahora sí que ya he sufrido bastante. Me parece que estoy a la par de muchos que entran en la iglesia con la cabeza alta”.
Salió a la calle sin vacilar más, pero apenas había pasado de la puerta volvió a ver los zapatos rojos bailando ante ella. Se sintió más aterrorizada que nunca, y volvió la espalda, pero esta vez con verdadero arrepentimiento en el corazón.
Se dirigió entonces a la casa del párroco y suplicó que la tomaran a su servicio, prometiendo trabajar cuánto pudiera, sin reclamar otra cosa que un techo y el privilegio de vivir entre gente bondadosa. La esposa del sacristán tenía buenos sentimientos, se compadeció y habló por ella al párroco. Karen demostró ser muy industriosa e inteligente, y se hizo querer por todos, pero cuando oía a las niñas hablar de lujos y vestidos, y pretender ser lindas como reinas, meneaba la cabeza.
El domingo siguiente fueron todos al templo, y preguntaron a Karen si quería ir con ellas. Pero Karen miró sus muletas tristemente y con lágrimas en los ojos. Y se fueron sin ella a la iglesia, mientras la niña se quedó sentada sola en su pequeña habitación, donde no cabía más que una cama y una silla. Estaba leyendo en su libro de oraciones, con humildad de corazón, cuando oyó las notas del órgano que el viento traía desde la iglesia. Levantó su rostro cubierto de lágrimas y dijo: “¡Oh, Dios, ayúdame!”
En ese momento el sol brilló alrededor de ella, y el ángel de túnica blanca que ella viera aquella noche a la puerta del templo se presentó de pie ante sus ojos. Ya no tenía en la mano la espada, sino una hermosa rama verde cuajada de rosas. Con esa rama tocó el techo, y éste se levantó hasta gran altura, y en cualquier otra parte que tocaba la rama aparecía una estrella de oro. Al tocar el ángel las paredes, el ámbito de la habitación se ensanchó, y en su interior resonaron las notas del órgano, y Karen vio las imágenes en sus hornacinas. Toda la congregación estaba en sus bancos, cantando en voz alta, y la misma Karen se encontró a sí misma en uno de los asientos, al lado de otras personas de la parroquia. Cuando acabó el himno, todos volvieron la vista hacia ella y dijeron: “¡Qué alegría verte de nuevo entre nosotros después de tanto tiempo, pequeña Karen!”
—Todo ha sido por la misericordia de Dios —respondió ella. El órgano resonó de nuevo y las voces de los niños le hicieron eco dulcemente en el coro. La cálida luz del sol penetró a raudales por las ventanas y fue a iluminar plenamente el sitio donde estaba sentada Karen. Y el corazón de la niña se colmó tanto de sol, de luz y de alegría, que acabó por romperse. Su alma voló en la luz hacia el cielo, y ninguno de los presentes hizo siquiera una pregunta acerca de los zapatos rojos."

FIN



martes, 24 de abril de 2012

Y después del 23 de Abril...

No sé si alguna vez lo he mencionado en el blog, pero el 23 de abril es una fecha muy especial para mí, además de para todos los que sois amantes de los libros o vivais en Castilla y León o Cataluña.

Para mí es la fecha más especial que vivo junto a mi pareja ya que celebramos ocho años de relación. No solemos hacer nada fuera de lo normal, damos un paseo, visitamos cada año la Feria del libro y ya que a Luis no le gusta leer ( yo intento convencerle pero no hay manera, en fin...) pues le regalo cómics que le puedan gustar y él me regala a mí algún libro y algún manga, y luego cenamos tranquilamente.

Después de esta intro sobre mi vida amorosa jeje, voy a lo que es realmente relevante. Mis regalos en este día tan mágico de por sí y tan especial para mí, que paso a enseñaros:

Como libro, "Orgullo y Prejuicio" fue la elección: tenía que leer esta novela si o si desde hace tiempo, y cuando ví esta preciosa edición de tapadura por 10 euros con el descuento que nos hacían en la Feria, no lo pensé dos veces y ya no quise mirar nada más, para no caer más en la tentación de las compras compulsivas. Además, que para Mayo tenemos otra Feria del Libro en la que se venden básicamente libros de segunda mano que están nuevitos y salen estupendamente de precio.

Y como manga, Luis me regaló los dos primeros tomos de un clásico del manga shojo: "La ventana de Orfeo" de Ryoko Ikeda que han salido reeditados por 3 euros el tomo. Sí, para los que no lo sepais, este manga va a salir tirado de precio comparado con su precio original, que rondaba los 10 o 12 euros.  Glenat lo ha descatalogado y para los que en su momento no lo compraron pues tienen ahora la oportunidad de adquirirlo a un precio de risa ( o tal vez al que realmente debería venderse el manga dada la situación que vivimos en España). 

Con esta obra he leido de todo, que si es muy buena, que si es aburrida... Al final me decidí por ella cuando estabamos en el puesto de la tienda en la que yo compro manga normalmente y hago encargos (Shinigami cómics), porque la anterior obra de Ryoko me dejó el mejor gustazo en el cuerpo que uno puede tener cuando acaba un manga y dices: "algún día me lo leeré otra vez", estoy hablando de "La Rosa De Versalles", uno de mis mangas favoritos. "La ventana de Orfeo" son 13 tomos  y entiendo que en algunos momentos se puede hacer algo pesada y además cada tomo es gordito pero me atrajo de él que nuevamente estemos ante una historia de época en la que salen personajes históricos y el dibujo tan particular de esta autora. Cuando lo tenga completo y lo lea, haré reseña sobre él, aunque os adelanto que eso será dentro de mucho tiempo...



Y vosotros qué tal habeis pasado el Día del Libro? os han regalado alguno?
Saludos!!

domingo, 22 de abril de 2012

"Ira de Titanes"


Titulo original: Wrath of tne Titans ( Clash of the Titans 2)

Año: 2012

País: EE.UU

Director: Jonathan Liebesman


Productora: Warner Bros. Pictures




Sinopsis: La historia de “Ira de titanes 3D” se desarrolla diez años después de los sucesos que vimos en “Furia de titanes”, encontrándonos con un Perseo (Sam Worthington) que quiere vivir de forma tranquila con su hijo Helio. Sin embargo, los dioses, debilitados por la falta de fe de la humanidad, pierden el control de los titanes, cuyo líder no es otro que Kronos, el padre de Zeus (Liam Neeson), Hades (Ralph Fiennes) y Poseidón (Danny Huston). Hades y Ares (Edgar Ramírez) llegan a un acuerdo con Kronos para capturar a Zeus, de ahí que Perseo decida rescatarlo. Para ello contará con la ayuda de Andrómeda (Rosamund Pike), Agénor (Toby Kebbell) y Hefesto (Bill Nighy). (FILMAFFINITY)

Opinión personal: la verdad, es que ya hará 15 días que ví la peli y entre que hacía unas y otras entradas, nunca tenía tiempo para hablar de esta pelicula que tenía muchas ganas de ver en la gran pantalla.

Tengo que comenzar diciendo que aunque me gustó, fue algo decepcionante en cuanto a la historia y desarrollo de la misma. Personalmente, creo que se le podía haber sacado más partido a esta pelicula, no quiero meterme en detalles para quienes no la hayan visto, pero solo digo eso jeje.

Una cosa que no me gustó y tengo que criticar un poco, es que cambiaran a la actriz que interpreta a la princesa Andrómeda en la primera parte, la actriz Alexa Davalos, por Rosemund Pike, y eso que me encanta esta chica pero es que no se parece en nada a Alexa y por lo menos, ya que hicieron el cambio, deberían haberle puesto un color de pelo más acorde con el que lucía la anterior Andrómeda para que tuvieran al menos un parecido. Por lo demás, Rosamund es una actriz que me encanta y está perfecta en su papel.

Por lo demás, si sois fans de la primera, seguramente ésta no os defraudará aunque es muy posible que os guste algo menos que su predecesora. A mí me gustó mucho porque por fin he visto un titán como el que yo quería ver en alguna pelicula, además de otros seres fantásticos de la mitología griega pero sigo pensando que era una historia de la que se podía haber exprimido más jugo.

Conclusión:  "Ira de Titanes" tiene todo lo que una pelicula de este genero debería tener: buenos efectos, actores con carisma y grandes escenas de acción. No espereis otra cosa, es una pelicula para desconectar,  entretener y soñar.

El arte de Christine Von Lassberg

Buenos días amigos, qué tal el fin de semana? Espero que muy bien. Hoy os traigo nuevas ilustraciones de una artista que desconocía por completo y que descubrí gracias al artbook "Art Fantasy Collection". Se trata de Christine Von Lassberg, cuya obra me ha enamorado. Cuando veo una de sus pinturas, llenas de fantasia, magia y colorido, el optimismo se apodera de mi y me encantaría tener en mi casa alguno de sus cuadros en un futuro.

Algunas de sus obras: 


































jueves, 19 de abril de 2012

Regalos de Bella ^__^

Pues si amigos, ayer recibí un paquete de parte de Bella. Son regalitos que me ha mandado para mi cumple para el que estoy recibiendo un montón de sorpresas maravillosas. 

Me ha enviado una preciosa figura de dos hadas montadas en un unicornio para mi colección, un cuento de mi querida Campanilla con unas ilustraciones preciosas, los dos tomos de "El Mundo de S y M" de Chiho Saito que tenía muchas ganas de leer, y un monedero cuquísimo de Betty Boop.

No puedo estar más contenta con tanta cosa bonita y tanta atención. Muchísimas gracias Bella,  desde aqui mi infinita gratitud y un besazo enorme!!!





martes, 17 de abril de 2012

El baúl de los Recuerdos: Edición coleccionista de "Titanic"

Vivimos días en los que se rememora la tragedia del hundimiento del Titanic y con ella, una de las peliculas más famosas de las últimas décadas por su trágica historia y ante todo por la bella historia de amor que cuenta "Titanic".

Yo fui en su día una de los fanáticos de esta pelicula y recuerdo que tenía un montón de revistas con reportajes que hablaban de ella. Estaba enamorada de Leonardo DiCaprio, como el 80 por ciento de las chicas de la época jeje y comencé a admirar a una de mis actrices favoritas: Kate Winslet.

No sé la de veces que he visto la pelicula pero os aseguro que son muchas y me apasionaba su preciosa banda sonora, que habré escuchado incluso más veces que vista "Titanic".

Allá a finales de 1998, salió una edición especial muy bonita del film, que yo le pedí encarecidamente a mis padres como regalo de navidad. Recuerdo que cuando abrí el paquete que la contenía y ví que me la habían regalado no podía parar de saltar de contenta que estaba. También recuerdo que mi hermana me dijo: "otra vez Titanic??". Si, amigos ya era a mis 14 años una friki maniática que tenía la pelicula en VHS pero en su edición normal, además de dos cds que habían salido a la venta con la banda sonora y una edición especial de la banda sonora ( compuesta por el magnífico James Horner) y quería la edición coleccionista de su pelicula favorita en aquel momento ( tampoco era tanto delito, verdad? )

Pues ayer, hablando con Sayuri y Bella, me acordé de ella y decidí hacerle unas fotitos a uno de mis tesoros de la adolescencia. Aqui la teneis y como podreis ver es una edición muy bonita para una época en la que no se llevaba tanto hacer cositas así. Supongo que influyó muchísimo el hecho de que había una auténtica fiebre con esta pelicula y salió todo tipo de merchandising. Creo recordar que a finales de este año saldrá el blu-ray, a ver si se lucen con la edición.

Aqui teneis el contenido del cofre que además de la peli, traía ocho fotos y un fotograma exclusivo de la peli y cuando digo exclusivo, me refiero a que te podía tocar una escena de la peli u otra. Yo quería la escena del primer beso pero no pudo ser, aún asi me tocó una de los dos y como decía Bella: "de lo malo no te tocó la que Jack enseña a Rose a escupir" jeje. 








Ya hace tiempo que se me pasó la fiebre "titanera" pero aún así es una de mis peliculas favoritas a día de hoy. Y vosotros? sois fans de la peli? teneis esta edición?

sábado, 14 de abril de 2012

Artbook "Memorias de una Geisha"

Continuando con mi colección de artbooks, en esta ocasión os traigo uno muy especial por dos motivos: por tratarse sobre una de mis peliculas favoritas y porque fue uno de los primeros regalos que me hizo Sayuri.

Se trata del artbook de "Memorias de una geisha", pelicula recomendadísima para los amantes de Japón y el romanticismo y de igual forma os recomiendo la novela en la que se basa, de la que hace un tiempo hice reseña.

Os dejo con el video que contiene muchas de las imágenes que podreis encontrar en esta joya, pero como siempre si quereis verlo entero ya sabeis lo que teneis que hacer. Espero que os guste:


JoMoXaNa

Hoy quiero invitaros a que visiteis el blog de una amiga asturiana que tengo: Monica.

Su blog está dedicado a creaciones que ella misma realiza. 

Desde aqui, le deseo mucha suerte por estos mundos bloggeros
.
Os dejo el link de su blog:

martes, 10 de abril de 2012

Compras, Concurso y Regalazo de Sayuri

Ayer  cuando regresé a mi casa de hacer unos encargos, tenía en el salón dos peazos paquetes enormes. Eran de parte de mi amiga del alma, Sayuri. Tenía que mandarme unas compras que le hice, el premio que gané en su último concurso y además, como es un cielo y muy detallista, me envió mi regalo de cumpleaños, que aunque es a finales de mes, ella ya no se aguantaba más sin enviarmelo jeje

Que la caja de mis compras fuera grande sí que me lo esperaba, lo que no podía imaginarme es que la de mi regalo de cumple lo fuera también y hay qué ver lo que pesaba! Cómo no iba a pesar... traía una maravilla en su interior que me reservo para el final de la entrada...

Empiezo con mis premios del concurso que han sido el artbook "Aria" de Reiko Shimizu (del que ya pondré fotitos), un precioso monedero japonés y un vale de descuento de 10 euros en su mercadillo, que me vendrá muy bien:




Paso a las compritas, que fueron: una preciosa figura en edición limitada de "El Príncipe de Egipto", una sirena de bronce inspirada en el art nouveau ( la foto es la de Sayuri porque a mi no paraba de salirme desenfocada, aichsss...), la preciosa edición coleccionista en dvd de "La Bella Durmiente" (tengo el blu-ray pero quería tener este precioso cofre) que en su  momento no pude adquirir y es realmente preciosa pero otro día os hablaré de ella más a fondo, y una preciosa snowglobe de "La Sirenita" que tampoco puedo dejar de mirar *__*







Y aqui teneis mi super regalo: una preciosidad de snowglobe de uno de mis personajes favoritos de Disney: Campanilla. Es enoooorme, os pongo una foto para que compareis con la Disney Traditions de Campi en el mes de abril. Las luciernagas tienen luz y como podreis ver es una maravilla. No puedo dejar de admirarla, la verdad:






Ahora que me doy cuenta, siempre he tenido muchísimas ganas de tener snowglobes Disney y en una semana ya tengo dos!!

Verdad qué es bonita? Desde aqui le doy un millar de gracias a una de mis mejores amigas, que hace dos años tuve la suerte de encontrar en este mundo bloggero, Sayuri. Eres una de las mejores personas que me he encontrado en mi camino hasta ahora, atenta, detallista, generosa y muy dulce, no cambies nunca. Te quiero, amiga.

domingo, 8 de abril de 2012

Mitos de la Rosa

Estamos en tiempo de que todo florezca, y para conmemorar esta época tan bella del año ( aunque los que padecen alergia no opinaran lo mismo, yo también tengo pero soy masoca jeje) os traigo varios mitos sobre la rosa, una de mis flores favoritas:



La rosa es sin duda, considerada desde antaño como una de las flores mágicas por excelencia a la que se le han atribuido varios poderes, entre ellos el de la protección, la pureza y el amor.

No es casual que esta planta haya sido uno de los principales elementos dentro de la alquimia, y que con ella se representara nada más y nada menos que a la piedra filosofal.

Aunque debemos mencionar que la fascinación por esta flor es incluso más antigua: egipcios, babilonios, griegos, sirios y romanos ya la tenían como una de sus flores favoritas que simbolizaba la belleza suprema, de hecho, es por esta etapa de la historia humana que las rosas comenzaron a ser utilizadas no sólo como ornamento, sino también por sus propiedades medicinales, así como en la naciente perfumería y estética de aquel tiempo. Sin embargo, es quizá gracias a los antiguos griegos que la rosa comienza a ser vista como una flor con propiedades mágicas por sus relación tan estrecha con los dioses, conforme a la mitologia griega se creía que la rosa era una flor de los dioses que había nacido de la sangre derramada por Venus.

Y al relacionarla precisamente con la diosa Venus, que la rosa comienza a ser vista como símbolo de pureza y virginidad, no es gratuito que la Virgen María tenga como símbolo principal a la rosa; recordemos también que la Virgen de Guadalupe pidió a Juan Diego que cortara las rosas (una flor que no es nativa de México) que debería llevar en su ayate para presentarlas ante Fray Juan de Zumárraga, primer obispo de la Nueva España, en su representación y también como sinónimo de la orden para construir un altar en el Cerro del Tepeyac.

De los griegos, la rosa fue adoptada por los antiguos romanos donde también cobró importancia: en los grandes banquetes de los emperadores romanos era común ver a los comensales con coronas de rosas, pues se creía que ésta los protegía de la embriaguez.

Aunque en algunas culturas ha sido símbolo de la muerte y de ahí que sean hasta hoy en día ampliamente empleadas durante los funerales; para otras culturas la rosa ha representado la buena salud y fortuna. En España, por mencionar un ejemplo, cuando los niños nacían, las comadronas y/o las madres acostumbraban enterrar la placenta de los niños a los pies de los rosales, pues se tenía la creencia que esto aseguraría al pequeño un desarrollo fuerte y sano.

Pero además de estar estrechamente relacionada con la salud y la pureza, la rosa también ha sido un objeto preciado para los enamorados, un símbolo del amor que ha servido durante años a brujas para realizar elaborados hechizos y amarres con el fin de lograr o asegurar el amor de una persona.

Después de ver las propiedades mágicas que se le han atribuido a esta flor, no es extraño que una de las Sociedades Secretas más famosas de todos los tiempos, la Orden de los Rosacruces, utilizaran precisamente a la rosa como símbolo de perfección y pureza, además de llevarla en su nombre.


Thomas Kinkade ha fallecido

Pues si, amigos. Thomas Kinkade, uno de mis ilustradores favoritos y del que hablé en los inicios de mi blog ha muerto, al parecer por causas naturales, el 6 de abril a los 54 años de edad.




Una noticia muy triste para todos sus fans y admiradores, ya que además de ser un magnífico pintor, dedicaba gran parte de su tiempo a labores humanitarias.

Desde aqui, mi pequeño homenaje a este gran pintor, que siempre estará presente en nuestras mentes por  sus preciosos paisajes y sus pinturas en homenaje a los clásicos Disney.

Descanse en paz.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...